Nuevo Ford Fiesta 2018

Las marcas no pueden “dormirse en los laureles” pues de manera casi constante se desarrolla una soterrada y encarnizada lucha, con una numerosa cosecha de modelos que tratarán de erigirse como los claros dominadores de cada categoría. Esto mismo también sucede en el segmento B (el de los utilitarios), donde militan el Ford Fiesta y rivales tan complicados como el renovado SEAT Ibiza 2017 o el Volkswagen Polo 2018, de reciente presentación y próxima comercialización, pero también modelos tan relevantes como los Renault Clío, Opel Corsa o Peugeot 208, además de Citroën C3, Hyundai i20 o Toyota Yaris…

Para hacerles frente desde Ford proponen una nueva generación del Fiesta (la octava) que, aunque tome como base la anterior entrega, nos obsequia con un renovado y elegante exterior, pero sobre todo un interior “revolucionario” con las más amplias posibilidades de personalización y avances tecnológicos, además del excelente comportamiento dinámico que siempre ha caracterizado a este simpático utilitario.

La pasada semana la firma del óvalo nos invitó a la presentación nacional de su renovado Ford Fiesta, y para ello nos desplazamos hasta una de las más hermosas capitales andaluzas: Córdoba. Allí pudimos conocer de primera mano todas las interesantes novedades que despliega y, además, tener una productiva toma de contacto durante unos cuantos cientos de kilómetros en dos intensas jornadas de trabajo. Estas son nuestra opinión e impresiones:

Exterior
Para definir el aspecto exterior de este renovado Ford Fiesta se toma como punto de partida la anterior generación, con una perceptible puesta al día, que lo convierte en un vehículo más elegante, pero sin perder esos rasgos tan atrevidos que siempre lo han caracterizado.

Y antes de seguir avanzando en su descripción no podemos por menos que felicitar a Ford por mantener en esta nueva generación la posibilidad de elegir entre dos tipos de carrocerías, 3 y 5 puertas, algo cada vez más difícil de ver en este segmento.

Ya que la plataforma empleada es la misma, las dimensiones generales apenas sufren pequeñas modificaciones, con una longitud total de 4,040 metros (4,065 metros para las versiones ST-Line), la anchura es de 1,941 metros en todos los casos (1,735 metros si no contamos los espejos laterales), mientras que la altura se conforma con 1,476 metros (salvo la variante deportiva ST-Line, que se rebaja en 10 mm para quedarse en 1,466 metros). La distancia entre ejes también es idéntica con 2,493 metros. Todo ello con un peso en vacío que oscila entre los 1.108 y los 1.207 kilogramos (en función del tipo de carrocería, motorización, equipamiento u opciones elegidas).

El diseño frontal difiere dependiendo de la línea de equipamiento (Trend, Titanum, Vignale o ST-Line) lo que otorga a cada variante una personalidad propia. En todas ellas destacan una calandra más grande y llamativa o unos grupos ópticos también de mayor tamaño y formas envolventes con una característica firma lumínica pero que, lamentablemente, no cuentan con tecnología LED (sí para la iluminación diurna, pero no para los focos principales…) ni siquiera como opción.

Los paragolpes, al igual que el resto del frontal, también se diferencian por su apariencia, en correspondencia con la versión, lo mismo sucede con la disposición y formas de las luces antiniebla, con función de iluminación en curvas.

Es en la vista lateral donde menos modificaciones se aprecian respecto a la anterior entrega, con apenas pequeños cambios de detalle, con nuevas faldillas laterales (más prominentes en el ST-Line) o llantas de renovado y dinámico diseño que llegan hasta las 18 pulgadas de diámetro.

El caso contrario es, precisamente, el de la zaga donde las modificaciones estéticas son de mayor calado y, entre otras cosas, cabe mencionar un portón más ancho, que facilita un mejor acceso al maletero, o los nuevos grupos ópticos, de disposición horizontal, que contribuyen a aumentar la sensación de anchura del conjunto.

Los paragolpes posteriores presentan unas formas redondeadas acordes a las ya vistas en el anterior, con catadióptricos verticales a ambos lados y un pequeño difusor en plástico negro en la parte inferior, con la salida de escape siempre en el lado derecho. Sólo en la variante ST-Line el diseño es algo más deportivo, aunque sin grandes estridencias.

Como en todo modelo actual que quiera ganarse el favor del público no se pueden pasar por alto las opciones de personalización, no sólo dependiendo de la variante elegida, sino por la posibilidad de decantarse entre diferentes colores muy vistosos y exclusivos, además de la combinación de éstos con el techo o los espejos en contraste.

Interior
Pero es en el interior donde más se aprecian los cambios de diseño implementados en esta nueva generación, respondiendo en gran parte a las necesidades tecnológicas y de conectividad del público más joven (al que va dirigido principalmente este modelo…). Gracias a las formas elegidas se consigue una mayor sensación de espacio y los materiales empleados aumentan notablemente la percepción de calidad. A ello hay que sumar las numerosas posibilidades de personalización, ya que cada cliente podrá “construirse” un interior al gusto con elementos decorativos en llamativas tonalidades.

El diseño del salpicadero es más “limpio” y se ha aprovechado también para reducir la presencia de botones en la consola central (casi la mitad que antes), resultando mucho más sencillo y rápido acceder a la mayoría de funciones. Esto se debe en gran medida a las nuevas “pantallas flotantes” (tan de moda…), situadas en la parte central del salpicadero, con dimensiones que van desde las 4,2 pulgadas de las versiones básicas, pasando por las 6,5 pulgadas y llegando, como era el caso de la variante probada, hasta las 8 pulgadas. Estas dos últimas con aspecto de tablet y que se operan de manera táctil como tales (con gestos habituales como arrastrar o ampliar…). Destacan por su excelente ubicación, luminosidad, fácil manejo y velocidad de reacción.

Desde ellas podremos gobernar el sistema de comunicación, navegación y entretenimiento SYNC3, de funcionamiento más rápido debido a la implementación de un nuevo procesador y sistema operativo a la vez que resulta más sencillo de utilizar mediante comandos de voz y menús más intuitivos. Naturalmente es compatible con Apple Carplay y Android Auto para sincronizarse con nuestros smartphones, además de controlar las aplicaciones compatibles mediante AppLink. Y es que como revelan múltiples estudios, y creo que todos tenemos claro, la conectividad será una de las tendencias clave en la automoción de los próximos años.

Para redondear el despliegue tecnológico cabe destacar el soberbio equipo de audio, que supone una auténtica revolución en este segmento B y una exquisitez más propia de berlinas Premium del doble de precio. Este sistema de sonido firmado por B&O Play (filial de la prestigiosa Bang&Olufsen), en su primera colaboración con Ford, ha sido diseñado específicamente para el Fiesta realizando un exhaustivo estudio de la acústica interior. Consta de un total de 10 altavoces, incluido un subwoofer en la parte trasera del coche, un altavoz de medios en lo zona alta del salpicadero y un amplificador de nada menos que 675 vatios de potencia.

El puesto de conducción resulta muy cómodo y ergonómico. La columna de la dirección puede regularse en altura y profundidad mecánicamente. El volante multifunción de 3 radios, y forrado en cuero (puede incluso ser calefactable), tiene un grosor y tacto muy agradables. Aquí también se ha reducido el número de botones en ese afán de simplicidad.

El cuadro de instrumentos ofrece un aspecto renovado y moderno pero, al mismo tiempo, perfectamente legible, incluyendo en el centro una pantalla multifunción TFT de 4,2 pulgadas, donde presentarnos todo tipo de información adicional, y los habituales indicadores redondos para el cuentarrevoluciones y velocímetro, aparte de otros más pequeños para temperatura del líquido refrigerante y nivel de combustible.

Las plazas delanteras cuentan con asientos de nuevo diseño, que recogen mejor el cuerpo, y tejidos de superior calidad (también visual). Por lo demás no echaremos en falta los reglajes más habituales (de tipo mecánico) para alcanzar rápidamente la mejor postura de conducción o que el copiloto viaje cómodamente.

En las plazas traseras, aunque se emplee la misma plataforma, se ha mejorado ligeramente el espacio para los ocupantes, con 16 mm más de espacio a la altura de las rodillas, lo que muchas veces resulta la diferencia entre un viaje fantástico o uno horrendo. Los respaldos pueden abatirse de manera asimétrica en una proporción 60/40, aunque la plaza central no cuenta con reposabrazos abatible ni acceso individual al maletero, mientras que las laterales montan los anclajes Isofix y Top Tether donde fijar las sillitas infantiles.

También se han dispuesto más y mayores espacios de almacenaje, repartidos por todo el habitáculo, donde colocar la pequeña impedimenta, como la guantera un 20 por ciento más grande, el hueco de la consola central o los de las puertas.

Por último para concluir con el interior no podemos dejar de mencionar la presencia, por primera vez, de un techo panorámico de cristal con apertura eléctrica, que no sólo aporta luminosidad sino ese plus de exclusividad que cada día más buscan los clientes.

Maletero
Entre las modificaciones habidas en la parte posterior, también se ha visto afectado el portón, que resulta algo más ancho facilitando, aunque sea ligeramente, la carga de bultos de mayores dimensiones.

En el caso de las carrocerías de 3 puertas la capacidad máxima del maletero es de 292 litros (medidos hasta la bandeja cubreobjetos y siempre que se cuente con el kit de reparación de neumáticos). Si lo necesitamos entonces podremos plegar el respaldo de los asientos posteriores, de forma asimétrica en una proporción 60/40, y entonces obtendremos una capacidad máxima de 1.093 litros (medidos en esta ocasión hasta el techo del habitáculo). Si nos decantamos por la variante de 5 puertas estas cifras varían ligeramente, siendo en el primer caso la capacidad máxima de 303 litros y en el segundo de 984 litros.

No es el líder de la categoría en este aspecto, pero sí se sitúa justo por detrás, y destaca por sus formas regulares y sumamente aprovechables permitiéndonos, como se aprecia en las fotografías, alojar cómodamente el equipaje. Los huecos de los laterales no son muy grandes, pero sí cuentan con separadores y resultan bastante prácticos.

La robusta base del maletero puede emplazarse a dos alturas diferentes. Si la situamos en la superior enrasa con los respaldos de los asientos traseros una vez plegados, formando una superficie totalmente plana para transportar los bultos más grandes, dejando un pequeño hueco oculto debajo para llevar aquella pequeña impedimenta que no queremos quede a la vista o ande dando tumbos. Si se sitúa en su posición más baja se maximiza el área de almacenaje, aunque también ejerce las funciones de separador de carga, colocándose verticalmente.

PINCHE AQUÍ PARA MAS INFORMACIÓN

Publicado en Actualidad, Descuentos Ford, OFERTA PAMPLONA CAR, Ofertas Ford Pamplona Car Etiquetado con: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*