El Ford Puma ahora es un SUV compacto con motores híbridos y cuadro de mandos digital

El nuevo Ford Puma ya está aquí. Metiéndose directamente en la ola de las tendencias, el Puma puede que ya no sea aquel coche deportivo para jóvenes y no tan jóvenes con un diseño de coupé compacto, pero promete ser un buen reclamo para las nuevas generaciones de conductores.

Con un diseño fresco, mucha tecnología disponible y motores dotados de hibridación suave, el nuevo Ford Puma ya es una realidad para pelear con los no pocos pobladores del segmento B-SUV.

SUV, compacto, crossover y deportivo. Así define Ford a su reinterpretación del Puma. Un nombre que se recupera casi dos décadas después y se encarna en un coche que debería cuadrar mucho más con lo que está reclamando actualmente el mercado. Enmarcado dentro del segmento de los B-SUV, el Ford Puma intentará posicionarse entre los Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona, Kia Stonic, Nissan Juke o Peugeot 2008 entre otros muchos representantes de este cada vez más poblado nicho.

Por fuera el nuevo Ford Puma se mantiene dentro de los cánones de la marca del óvalo azul con muchos guiños al Ford Focus. El frontal destaca por unos ojos saltones que se elevan sobre los laterales del capó, en la parte central una gran parrilla poligonal y en los laterales de la parte inferior se integran las luces antiniebla en las entradas de aire que llevan aire hacia las ruedas delanteras para minimizar las turbulencias.

Por el lateral discurre una leve caída del techo hasta la luneta trasera, una línea de cintura alta y bien marcada y unos pasos de rueda muy definidos le dan carácter a este pequeño todocamino. Lo mismo ocurre en la zaga con un pequeño alerón en el techo, pilotos prominentes y un difusor integrado en el paragolpes. De serie puede equipar llantas de hasta 18 pulgadas en los acabados Titanium y ST-Line.

La capacidad del maletero es de 456 litros, líder en su segmento según la marca, e incluye además un doble fondo de 80 litros destinado para guardar cualquier tipo de objetos con la curiosidad de incluir un tapón en el fondo y así poder limpiar con agua si transportamos objetos sucios. Por primera vez en el segmento para un Ford, el Puma puede equipar apertura a patada del maletero.

Las motorizaciones escogidas para el Ford Puma se benefician de la nueva arquitectura micro-híbrida. El propulsor 1.0 EcoBoost gasolina de tres cilindros con turbo de mayor tamaño y menor compresión se ofrece en dos niveles de potencia: 125 y 155 CV.

Incorpora un arrancador/generador BSIG de 11,5 kW en lugar del tradicional alternador que recupera energía en frenadas y la almacena en una batería de 48 V de iones de litio. Esta energía se usa para aportar un extra de hasta 50 Nm par bajo demanda y reducir el consumo hasta los 5,4 l/100 km para el motor de 125 CV y los 5,6 l/100 km con unas emisiones de CO₂ de 124 y 127 g/km, todo según ciclo WLTP.

Para ayudar a la reducción de emisiones el Puma micro-híbrido también es capaz de apagar el motor circulando a vela por debajo de 15 km/h con la tecnología Auto Start-Stop gracias al BSIG que arranca el motor cuando es necesario en 300 milisegundos. También habrá desactivación de un cilindro a velocidad de crucero cuando no es necesaria toda la capacidad del motor, con conexión/desconexión en sólo 14 milisegundos.

Pero no sólo habrá motores gasolina, el abanico de opciones del nuevo Ford Puma se complementa con una variante de 125 CV no-híbrida del 1.0 EcoBoost de gasolina y una motorización diésel EcoBlue que llegará más adelante. Las cajas de cambios serán manuales de seis relaciones y se espera la llegada de una automática de doble embrague de siete marchas en los próximos meses.

En el interior del Ford Puma nos encontramos con un habitáculo muy al estilo Ford Donde destaca una pantalla flotante de 8 pulgadas sobre la consola central. Las líneas son bastante sobrias y los colores oscuros dominan el interior. Detrás del volante se ha implementado un cuadro de mandos 100% digital.

La pantalla es de 12,3 pulgadas totalmente configurable según la marca donde se recogerá toda la información del viaje, las alertas y las indicaciones del navegador con imágenes en alta resolución y ‘color verdadero’. La firma no ha especificado en qué acabados vendrá equipada o si será un elemento opcional.

Los asientos delanteros pueden incluir masaje según el nivel de acabados y su parte trasera ha sido esculpida según la marca para dejar más espacio para las piernas de los ocupantes traseros. Sólo el asiento del conductor será regulable en altura.

Plataforma de carga inalámbrica, dos tomas USB, control por voz SYNC 3, compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay forman el apartado tecnológico, además de punto de conexión WiFi para hasta 10 terminales y Ford PassConnect (localización del vehículo, estado, niveles, bloqueo de puertas y arranque remoto para la caja de cambios automática).

Con 12 sensores de ultrasonidos, tres radares y dos cámaras, el Ford Puma puede beneficiarse de la tecnología Co-Pilot360. En conjunción con la caja de cambios automática puede desplegar ayudas como control de crucero adaptativo con función de parada y arranque, reconocimiento de señales y ayuda de mantenimiento de carril.

Otras innovaciones que se incluyen en el Puma son avisos de peligros en ruta a través de FordPass Connect, cámara de visión trasera con ángulo de 180º, alerta de tráfico cruzado trasero con frenado automático o asistente de aparcamiento automático.

Para mejorar la seguridad un poco más en entornos urbanos el nuevo Ford Puma también utilizará alerta de precolisión con detección de peatones, frenada automática postcolisión, asistente de dirección en caso de maniobra de esquiva si el coche detecta un objeto contra el que puede chocar y alerta para evitar circular en dirección contraria.

Publicado en Actualidad, Descuentos Ford, Eventos, Lanzamientos Etiquetado con: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*